Préstamos en línea

Los préstamos en línea ganan terreno frente a los préstamos tradicionales

En estos años de convulsión económica por todo el mundo, los créditos en línea se están afianzando como la herramienta más habitual para hacer frente a problemas puntuales de liquidez.  La economía mundial está saliendo con esfuerzo de uno de los periodos de crisis más profunda y generalizada de la historia reciente, y las nuevas tecnologías han ganado terreno entre los usuarios a la hora de buscar herramientas que les ayuden a superar la situación.

Prestador Es hora de ponerseе Interés 0% Max préstamo Período Obtener préstamos
1 hora 6,000 $ 30 días Obtener
1 hora 5,000 $ 30 días Obtener
1 hora 10,000 $ 30 días Obtener
1 hora 8,000 $ 10 años Obtener
10 min 3,000 $ 30 días Obtener
29 min 2,000 $ 29 días Obtener

Los préstamos en línea se afianzan como alternativa a los créditos ofertados por la inmovilista banca tradicional, anclada en el mismo sistema que ha puesto en jaque a la economía mundial. La agilidad que propicia la red, unida a la desconfianza en los prestamistas tradicionales son los responsables del boom de los créditos rápidos en línea que vivimos actualmente en todo el mundo.

prestamos en linea¿Qué es un préstamo en línea?

Los préstamos por Internet son una modalidad en auge que simplifican los trámites para los solicitantes de créditos. Se trata de una modalidad en la que no es necesario trasladarse a ninguna sucursal bancaria, y se pueden comparar los préstamos en línea ofertados por las distintas empresas crediticias desde la comodidad del hogar. Incluso hay páginas web que te dan la comparativa hecha, y desde esas mismas páginas puedes dirigirte a las distintas empresas de crédito en línea.

La facilidad de la comunicación por Internet ha abierto el mercado a nuevos agentes además de la banca tradicional. El aumento de la competencia ha supuesto una mejora en las condiciones de los prestamos online México y en todos los lugares del mundo.

Estos créditos en línea probablemente hayan sido el producto más revolucionario del nuevo milenio, y marcan la senda hacia donde se dirige el mundo del préstamo, tanto a particulares como a empresas. A partir de ahora veremos cómo el mercado se dinamiza cada vez más gracias a las posibilidades que ofrece una herramienta tan poderosa como la comunicación a través de Internet.

¿En qué se diferencian los préstamos en línea de los préstamos habituales?

Cuando surge la necesidad de conseguir dinero en un plazo corto de tiempo, la diferencia más clara entre los préstamos en línea y los préstamos tradicionales es la facilidad y la inmediatez para conseguirlos. Si hiciéramos una comparativa de ambos sistemas, se pondrían en evidencia estas diferencias básicas:

  • Los créditos en línea no precisan de una sede física en cada ciudad del mundo. Todo el proceso se realiza por Internet, a diferencia de la banca tradicional. Esto abarata sensiblemente los costes en personal y en gastos corrientes de las empresas crediticias que operan exclusivamente en línea. De esta forma, pueden ofrecer mejores condiciones a sus clientes y obtener beneficios.
  • La resolución de los préstamos en línea es casi inmediata. La mayoría de las solicitudes se aceptan en un plazo inferior a 24 horas, mientras en la banca tradicional el proceso puede alargarse días, incluso semanas, mientras se reúne toda la documentación necesaria y pasa por todos los estamentos necesarios para aprobar un crédito. Para los préstamos en línea urgentes, la solución es clara: el crédito por Internet es infinitamente más ágil.
  • La facilidad a la hora de conceder un préstamo también es mayor en los préstamos en línea. Dado que apenas se requiere documentación, los préstamos inmediatos son la norma. En la banca tradicional son la excepción.

¿Cuándo y dónde es mejor utilizar los préstamos en línea?

Como se ha visto, los préstamos solicitados por Internet tienen muchas ventajas. Están especialmente indicados cuando la necesidad de disponer de liquidez es urgente, sea por el motivo que sea. Algunos de los objetivos más habituales para solicitar préstamos en línea urgentes son los siguientes:

  1. Necesidad de hacer una reforma en el hogar inaplazable, como reparar o sustituir la caldera, o arreglar un cuarto de baño. Estas cosas no pueden esperar a que un banco apruebe el crédito después de recibir toda la documentación, ya que la familia necesita rápidamente esos servicios imprescindibles del hogar.
  2. El arreglo de un vehículo o la compra de un coche nuevo o de segunda mano. En la vida actual, quedarse sin medio de transporte privado por tiempo indefinido es algo que la mayoría de nosotros no nos podemos permitir.
  3. Problemas médicos no cubiertos por la Seguridad Social, como una ortodoncia en los más jóvenes o tratamientos de implantes dentales en las personas mayores. Los préstamos inmediatos nos permiten superar estos gastos imprevistos sin dilación.
  4. Las tan merecidas vacaciones en familia. Quizás no sean un asunto de vida o muerte, pero lo cierto es que todos necesitamos ese descanso anual y estrechar lazos con nuestros seres queridos para seguir adelante. Un préstamo en línea puede hacer realidad ese sueño.
  5. O simplemente la cuesta de enero es más empinada de lo que esperabas y necesitas una ayuda para pasar el mes. Los microcréditos que se conceden por Internet son perfectos para eso. Los puedes devolver en cuanto cobres la nómina del mes siguiente, y la ayuda habrá sido mucha con un gasto muy pequeño y en un plazo de apenas minutos frente al ordenador.

prestamos inmediatos¿Cuáles son las condiciones de los préstamos en línea?

Normalmente, los préstamos inmediatos que se pueden conseguir por Internet disfrutan de condiciones bastante flexibles. Aun así, la responsabilidad del solicitante es conocer todas las condiciones de cualquier producto financiero que vaya a contratar. Las condiciones de estos préstamos por Internet dependerán en gran medida de la cantidad que se solicite.

  • Préstamos en línea urgentes para cantidades muy reducidas. La cantidad solicitada suele oscilar desde 100 a 1000 euros. En este caso, la concesión de muchos de ellos es casi instantánea, y el plazo de devolución es muy reducido, generalmente entre 7 y 30 días. Es el tipo de préstamo ideal para un imprevisto que nos pilla a fin de mes, pero que podremos cubrir sin problemas en cuanto cobremos la nómina. El TAE en este tipo de préstamos es más alto, pero generalmente carece de importancia, puesto que están pensados para devolverse al mes siguiente.
  • Préstamos para cantidades reducidas, pero más importantes. Aquí el límite suele establecerse entre 1.000 y 10.000 euros, y el plazo de devolución puede variar entre los seis meses y los seis años, dependiendo de la cantidad. El interés es más bajo que en los anteriores, al tener un plazo de amortización más amplio. En algunos casos, dependiendo de la cantidad que solicitemos, es posible que nos pidan documentación adicional.
  • Los préstamos para cantidades importantes de dinero conllevan más requisitos, al ser mayor el riesgo. Los plazos de devolución también se ampliarán más en el tiempo.

En cualquier caso, es recomendable conocer los intereses de demora que se nos cobrarán si no atendemos los pagos, y hacer un cálculo real de lo que podemos devolver cada mes. Los préstamos inmediatos de cuantía reducida están pensados para devolverse rápidamente, y por ello los intereses pueden llegar a ser altos si nos retrasamos en los pagos.

La mayoría de las entidades de crédito permiten renegociar los plazos de amortización siempre y cuando se haga antes de la fecha de vencimiento, por lo que es aconsejable conocer las condiciones de dicha renegociación con antelación y no esperar a que se cumplan los plazos.

Además, gracias a que las necesidades de personal y sedes físicas son muy reducidas para las empresas que conceden préstamos en línea, normalmente no cobran comisiones de apertura ni otras comisiones extra, tan habituales en la banca tradicional. Este ahorro les permite obtener beneficios sin exprimir al cliente de préstamos en línea.

¿Cuáles son los requisitos más habituales para conseguir préstamos en línea?

Estos préstamos son muy sencillos de solicitar. Para cantidades pequeñas, los requisitos serán mínimos, y se reducirán a aportar una copia escaneada del documento nacional de identidad o permiso de residencia y un número de cuenta corriente o tarjeta de débito donde nos ingresarán el dinero, además de la obligatoriedad de rellenar un formulario.

Cuando la cuantía empieza a ser importante, normalmente a partir de unos 2.000 euros, y dependiendo de la entidad, es posible que sea necesario aportar más documentación, como copia de la última declaración de la renta o prueba de ingresos con los que respaldar el préstamo en línea. A pesar de que es posible que se solicite más documentación cuando la cantidad empieza a ser elevada, los préstamos por Internet siguen siendo mucho más rápidos que en la banca física, al no ser necesario que tantas personas aprueben el crédito.

Además, la mayoría de las veces no es requisito indispensable no aparecer en el fichero de ASNEF, por lo que los préstamos en línea se convierten en una vía de financiación al alcance de personas que, de otro modo, tendrían muy difícil el acceso al crédito, incluso en cantidades mínimas.

creditos en lineaVentajas de los préstamos en línea

Como se ha visto anteriormente en la comparativa, las ventajas más importantes de los préstamos en línea son la facilidad y la inmediatez. Otra ventaja adicional a tener en cuenta es que todo el proceso se puede hacer por Internet, sin tener que desplazarnos a la sede de ningún banco. Además del considerable ahorro de tiempo, esto nos permite contratar el préstamo en línea fuera del horario comercial de los bancos, que suele coincidir con el horario laboral de casi todos.

Gracias a la disponibilidad a cualquier hora de las empresas de crédito en línea, no tendremos necesidad de dar explicaciones a nadie ni pedir permisos para salir durante el horario laboral. Podremos solicitarlo a cualquier hora del día o la noche, y tendremos la respuesta en menos de veinticuatro horas.

Otra gran ventaja es la discreción. Los préstamos en línea no nos pedirán explicaciones sobre por qué o para qué deseamos pedir el dinero. Nadie nos hará preguntas incómodas, ni tendremos que pasar por un mal rato. Desaparecerá la sensación de culpabilidad que nos embarga cuando solicitamos dinero, como si fuésemos los únicos responsables de la situación. Los créditos en línea son totalmente impersonales, y su concesión no depende del ánimo o las ganas que pueda tener un empleado de banca.

¿Cómo puedo solicitar los préstamos en línea?

Solicitar un préstamo por Internet es muy sencillo. Lo primero que se debe hacer es evaluar la cantidad que precisamos exactamente, para no pedir de más ni quedarnos cortos. De esta forma, cubriremos la necesidad que nos ha surgido, pero solo pagaremos intereses por la cantidad que realmente necesitamos.

A continuación, es aconsejable hacer números para comprobar qué plazo de amortización nos viene bien. Muchos de estos préstamos en línea no cobran comisiones por amortización adelantada, por lo que es mejor intentar buscar plazos de devolución holgados que nos permitan hacer frente al préstamo con comodidad sin poner en riesgo nuestra calidad de vida.

El siguiente paso es ponerse delante del ordenador y comenzar a comparar. Existen muchas empresas de crédito en línea, por lo que es mejor dedicarle tiempo a esta tarea, hasta que encontremos exactamente lo que buscamos. Recomendamos prestar especial atención a las comisiones y a los intereses por demora. Recuerda que a veces es más práctico contratar préstamos en línea con plazos más largos de devolución que nos permitan seguir con nuestros gastos habituales.

Una vez decidido qué préstamo se ajusta mejor a nuestras necesidades, solo nos queda rellenar el formulario de solicitud y enviar el DNI escaneado. En un plazo normalmente inferior a las 24 horas tendremos nuestro dinero en la cuenta corriente o en la tarjeta de débito, según lo que hayamos seleccionado.

A partir de ese momento, ya tendremos el dinero en nuestro poder y podremos solucionar ese problema que nos traía de cabeza. Recuerda hacer frente a los plazos en fecha para evitar problemas y todo irá sobre ruedas. Habrás conseguido salvar la situación sin problemas, y la economía familiar no se habrá resentido más que mínimamente.